Ordenando papeles

Tras las vacaciones (merecidas o nó) toca volver al trabajo a los afortunados que todavía lo tenemos.

El primer día, tras leer los correos electrónicos acumulados, de contar tu periplo vacacional a los compañeros y compañeras, tomarte el cafelito y ponerte al día de lo que te espera hasta el próximo puente ó vacaciones de navidad, toca ordenar los papeles que se han ido acumulando a lo largo de estos meses de “arduo trabajo”…

  • Facturas para archivar,
  • Publicidad obsoleta (a reciclar papel),
  • Anotaciones, en papel reciclado, que en su día puede que tuvieran alguna utilidad 😉
  • El número de aquella llamada telefónica que no pudiste atender debidamente,
  • Documentos “importantísimos” que imprimimos para leer luego con más calma,
  • Recortes de prensa para posteriores post ó búsquedas de información,
  • La receta de aquella pastela tan estupenda que nos zampamos meses atrás….
  • Y lo más importante: Aquellas anotaciones de las “comisiones-grupos de trabajo-asambleas-reuniones…” que tuvimos hace meses, muchos meses, para “arreglar el mundo” o aquella tormenta de ideas (también llamadas píjamente Brainstorming) de las cuales sacamos las claves para que todo funcionase mejor…

Ahora se me antoja divertido ver aquellas iniciativas novedosas, aquellas autocríticas verbales (verdades como puños), los compromisos altruistas de algunas y algunos… recordar cuánto tiempo dedicamos para ahora, meses más tarde, ver que realmente NO HAN SERVIDO PARA NADA.

Bueno, perdón, sirvieron en su momento para mantenernos ocupados durante muchas horas pensando, dialogando, enviando y recibiendo correos electrónicos y echándole imaginación a cómo solucionar los problemas o a cómo mejorar la forma de trabajar de aquel momento (que sospechosamente sigue siendo muy parecida a la de ahora), por supuesto siempre pensando en “positivo”, nunca negativo que diría aquel entrenador de fútbol…

Necesitamos de estas grandes apuestas de futuro para no perder definitivamente la ilusión de que algún día, no muy lejano, las cosas se puedan hacer bien (aunque cada persona entiende de forma diferente el “hacerlo bien”), o simplemente hacerlo mejor que ahora… el ahora de ahora, no el ahora de hace seis meses 😉

Pero que no se me olvide:

La próxima reunión para “salvar el mundo” a la que asista voy a proponer una fecha a posteriori (más o menos 6 meses) para revisar en qué ha quedado todo esto (o como dirían los de antes, hacer un “feedback”).

!!Ánimo!!. Sigamos con las iniciativas 0.0, 1.1, 2.0 ó 3.0… pero, ¡ay amigas y amigos! No sigamos abriendo más frentes de batalla si ni siquiera hemos sido capaces de cerrar alguno de los que abrimos hace 6 meses y ya no hablemos de los de hace un año… (eso quedó en la anterior reordenación de papeles).

A disfrutar del otoño.

Una Respuesta a Ordenando papeles

  1. Lola Ortega del Moral

    LLevas muchísima razon en lo que dices referente a las “reuniones”(asambleas en mi época );al final, poco o nada sale adelante.Pero me planteo yo: Si no se hicieran..saldría algo?No verdad? pues al menos demos la posibilidad ,¿remota? de que se “saque algo en claro”.Pensando en positivo, yo diría que al menos sirven para vernos con los colegas-amigos, tomar el cafelito juntos y sobre todo, sobre todo TENER ESPERANZAS.Mientras las tengamos,sin rendirnos, tarde o temprano algo ha de cambiar,estoy segura.
    Besos .

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *