Lluvia… ven

Gotas de lluvia en el cristal

Tengo que reconocer que el calor no lo soporto bien. Me agobia, me atonta y me deja sin energía para hacer nada que no sea dormitar y esconderme en la sombra. Soy de invierno. Me encanta el frío, la lluvia, las nubes, el olor a tierra mojada, la nieve, la montaña, el sonido del agua al caer…

Tengo que reconocer, también, que me gusta el mar, me gustan los días largos que te permiten hacer muchas actividades hasta tarde. Mi ritmo circadiano empieza muy temprano (pero mis problemas de sueño los dejaré para otra ocasión).

Llevo mucho tiempo sin ver caer una sola gota de agua y eso empieza a hacer mella. Ya estoy cansado de tanto calor, de dormir con solo una sábana y estoy cansado también de que la casa esté recalentada, de que esté todo seco, de ir en manga corta, de ponerme las chanclas en casa porque no aguanto el zapato…

Me encanta regar porque simula la lluvia y puedo oler durante unos segundos a tierra mojada…

Necesito lluvia, una tormentita de verano para empezar y luego varios días de nubes grises-negras de las que cuando te asomas a la ventana te alegras de estar a cubierto… esas que dices “…parece que va a caer la del oso..” y te ríes por dentro, porque te alegras de verdad. Necesito que bajen las temperaturas para que en cuanto salga un poco el sol entre esas nubes grises salga a buscarlo cual lagartija.

Hace tiempo que no publico nada aquí, pero creo que ya va siendo hora de que llueva de nuevo.

Lluvia… ven… y no tardes por favor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *